sábado, 25 de marzo de 2017

Dunas en las Tierras Altas Sureñas de Marte

24.03.17.- Las dunas de arena se encuentran dispersas a través de Marte y una de las poblaciones más grandes se encuentra en el hemisferio sur, al oeste de la cuenca de impacto Hellas. 

La región Hellespontus cuenta con numerosas colecciones de formaciones de dunas oscuras, que se recogen tanto dentro de las depresiones tales como los cráteres como entre las llanuras.


Esta imagen muestra la parte media de un campo de dunas grande compuesta principalmente de dunas "barchan" en forma de media luna. Aquí, el lado iluminado empinado de la duna, llamado cara de deslizamiento, indica el lado a favor del viento de la duna y la dirección de su migración. Otros dunas lineales largas y estrechas conocidas como dunas de "seif" (viene de la palabra árabe que significa "espada"), también aparecen aquí y en otros lugares hacia el este.


La imagen fue captada por la cámara HiRISE a bordo de la sonda espacial Mars Reconnaissance Orbiter, MRO, de la NASA. El mapa que se proyecta aquí está a una escala de 25 centímetros por píxel. La escala de la imagen original es de 25,5 centímetros por píxel. El norte está arriba.


Image Credit: NASA/HiRISE

sábado, 18 de marzo de 2017

Cassini Detecta Calor Bajo la Superficie Helada de Encélado

14.03.17.- Un nuevo estudio publicado en la revista Nature informa que la región polar sur de Encélado, la luna helada de Saturno, está más caliente de lo esperado a pocos pies por debajo de su superficie helada. 

Esto sugiere que el océano de agua líquida de Encélado podría estar a tan sólo un par de millas por debajo de esta región - más cerca de la superficie de lo que se pensaba.

El exceso de calor es especialmente pronunciado en más de tres fracturas que no son las famosas "rayas de tigre" - prominentes fracturas de ventilación activa que cortan a través del polo - a excepción de que no parecen estar activas en este momento. 


 Las fracturas aparentemente inactivas que se extienden sobre un océano caliente y subterráneo, revelan el carácter dinámico de la geología de Encélado, lo que sugiere que la luna podría haber experimentado varios episodios de actividad, en diferentes lugares en su superficie.


El hallazgo está de acuerdo con los resultados de un estudio de 2016 realizados por un equipo independiente de la misión Cassini que calcula el espesor de la corteza helada de Encélado. Los estudios indican una profundidad media de la capa de hielo de 18 a 22 kilómetros, con un espesor de menos de 5 kilómetros en el polo sur.


"Encontrar temperaturas cercanas a estas tres fracturas inactivas que son inesperadamente más elevadas que las otras añade más intriga a Encélado", dijo la científica del proyecto Cassini Linda Spilker en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en Pasadena, California. " ¿Cómo es este océano caliente y subterráneo y pudo haber evolucionado la vida ahí? Estas preguntas podrían ser respondidas por futuras misiones a este mundo oceánico."


Imagen de Encélado, la luna helada de Saturno. Image Credit: NASA/JPL-Caltech

domingo, 12 de marzo de 2017

La Misión de la NASA a la Luna de Júpiter Europa se Llamará 'Europa Clipper'


10.03.17.- La próxima misión de la NASA para investigar la habitabilidad de Europa, la luna helada de Júpiter, ahora ya tiene un nombre formal: Europa Clipper.

El nombre recuerda a los rápidos barcos a vela que navegaron a través de los océanos de la Tierra en el siglo XIX. Los veleros clipper eran aerodinámicos navíos con tres mástiles reconocidos por su gran velocidad. Estos barcos transportaban con rapidez té y otras mercancías en ambos sentido a través del Océano Atlántico y alrededor del globo.

En la gran tradición de estos barcos clásicos, la nave espacial Europa Clipper navegaría por la luna joviana Europa durante la próxima década con una cadencia rápida, con tanta frecuencia como cada dos semanas, proporcionando muchas oportunidades para investigar la luna de cerca. 

El plan principal de la misión incluye de 40 a 45 sobrevuelos, durante los cuales la nave espacial fotografiaría la superficie helada de la luna en alta resolución e investigaría su composición y la estructura de su corteza helada y el interior.

Europa ha sido durante mucho tiempo una alta prioridad para la exploración porque contiene un océano de agua líquida salada bajo su corteza helada. 

El objetivo final de Europa Clipper es determinar si Europa es habitable, en posesión de los tres ingredientes necesarios para la vida: agua líquida, ingredientes químicos y fuentes de energía suficientes para permitir la biología.

"Durante cada órbita, la nave espacial pasará poco tiempo dentro del entorno de radiación cercano a Europa.

 Acelera, recoge una gran cantidad de datos científicos y luego sale de allí", dijo Robert Pappalardo, científico del proyecto Europa Clipper en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California.

El lanzamiento de la misión está previsto para la década de 2020, llegando al sistema de Júpiter después de un viaje de varios años.

La misión de la NASA a la muna de Júpiter Europa se llamará 'Europa Clipper'. Image Credit: NASA/JPL-Caltech

sábado, 4 de marzo de 2017

El Telescopio Espacial James Webb Estudiará los Siete Planetas de TRAPPIST-1

03.03.17.- Con el descubrimiento de siete planetas del tamaño de la Tierra alrededor de la estrella TRAPPIST-1 estrella a 40 años luz de distancia, los astrónomos están buscando que el próximo telescopio espacial James Webb pueda ayudar a averiguar si cualquiera de estos planetas podría albergar vida.

"Si estos planetas tienen atmósferas, el Telescopio Espacial James Webb será la clave para desbloquear sus secretos", dijo Doug Hudgins, científico del Programa de Exoplanetas de la NASA en Washington. 

"Mientras tanto, las misiones de la NASA como Spitzer, Hubble y Kepler están realizando un seguimiento de estos planetas".

"Estos son los mejores planetas del tamaño de la Tierra que podrán ser caracterizados por el Telescopio Espacial James Webb, tal vez durante toda su vida", dijo Hannah Wakeford, estudiante postdoctoral en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

 En Goddard, ingenieros y científicos están actualmente probando el telescopio Webb, que será capaz de ver estos planetas en el infrarrojo, más allá de las capacidades que tenemos actualmente. 

"El telescopio Webb aumentará la información que tenemos sobre estos planetas inmensamente. Con la cobertura de longitud de onda extendida seremos capaces de ver si sus atmósferas tienen agua, metano, monóxido/dióxido de carbono y oxígeno".


Cuando se busca un planeta potencialmente sustentador de la vida, se necesita saber algo más que el tamaño o la distancia del planeta desde su estrella. Detectar las proporciones relativas de estas moléculas en la atmósfera de un planeta podría decir a los investigadores si un planeta podría albergar vida.

"Durante miles de años, la gente ha preguntado, ¿hay otros planetas como la Tierra por ahí? ¿Alguno podría albergar vida? ", dijo Sara Seager, astrofísica y científica planetario en el MIT. "Ahora tenemos un montón de planetas que son accesibles para el estudio adicional para tratar de comenzar a responder a estas preguntas antiguas."

Con su lanzamiento en 2018, uno de los objetivos principales  Webb es utilizar la espectroscopia, un método de analizar la luz separándola en longitudes de onda distintas que permite identificar sus componentes químicos (por sus firmas únicas de longitud de onda) para determinar los componentes atmosféricos de los mundos alienígenas.

 Webb buscará especialmente biomarcadores químicos, como el ozono y el metano, que pueden ser creados a partir de procesos biológicos. El ozono, que nos protege de la radiación ultravioleta nociva aquí en la Tierra, se forma cuando el oxígeno producido por los organismos fotosintéticos (como árboles y fitoplancton) sintetiza en luz. 

Debido a que el ozono depende en gran medida de la existencia de organismos para formar, Webb lo buscará en atmósferas extraterrestres como un posible indicador de la vida. También será capaz de buscar metano que ayudará a determinar una fuente biológica del oxígeno que conduce a la acumulación de ozono.

El descubrimiento de los planetas en el sistema TRAPPIST-1 significa que Webb podrá utilizar sus inmensas capacidades en un sistema relativamente cercano. 

Los investigadores identificaron recientemente tres planetas prometedores en el sistema TRAPPIST-1 - e, f y g - que orbitan en la zona habitable y que serían buenos candidatos para que Webb los estudiase. Dependiendo de su composición atmosférica, los tres exoplanetas similares a la Tierra podrían tener las condiciones apropiadas para soportar agua líquida. 

Debido a que los planetas orbitan una estrella que es pequeña, la señal de esos planetas será relativamente grande, y lo suficientemente fuerte para que Webb pueda detectar características atmosféricas. Shawn Domagal-Goldman, astrobiólogo del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, dijo: "Hace dos semanas, habría dicho que Webb puede hacer esto en teoría, pero en la práctica habría requerido un objetivo casi perfecto. 

Bueno, nos han dado tres objetivos casi perfectos".

El número de planetas en el sistema también permitirá nuevas investigaciones en el campo de la planetología comparativa, que descubre procesos planetarios fundamentales comparando diferentes mundos. "Este es el primer y único sistema que tiene siete planetas de tamaño tierra, donde tres están en la zona habitable de la estrella", dijo Wakeford. "Es también el primer sistema bastante brillante, y lo suficientemente pequeño para permitirnos mirar cada una de las atmósferas de estos planetas. 

Cuanto más podamos aprender acerca de los exoplanetas, más podemos entender cómo nuestro propio sistema solar llegó a ser tal y como es. 

Con los siete planetas del tamaño de la Tierra, podemos ver las diferentes características que hacen cada uno de ellos únicos y determinar las conexiones críticas entre las condiciones de un planeta y los orígenes".



Concepto artístico del sistema planetario TRAPPIST-1. Image Credit: NASA/JPL-Caltech

sábado, 25 de febrero de 2017

Cómo Sería la Nueva Generación de Planetas del Tamaño de la Tierra Recién Descubiertos

24.02.17.- Un grupo de siete planetas del tamaño de la Tierra apiñados alrededor de una estrella enana roja ultrafría podrían ser poco más que trozos de rocas expulsados por la radiación, o mundos cubiertos de nubes donde podría hacer un calor tan achicharrante como en Venus.


O quizás podrían albergar formas de vida exóticas, prosperando bajo el crepúsculo rojizo del cielo.
Los científicos están considerando las posibilidades después del anuncio de esta semana: el descubrimiento de siete mundos en órbita alrededor de una estrella pequeña y fría, situado a unos 40 años luz de distancia, todos ellos aproximadamente como nuestro planeta en términos de peso (masa) y tamaño (diámetro ). 

Tres de los planetas residen en la "zona habitable" alrededor de su estrella, TRAPPIST-1, donde los cálculos sugieren que las condiciones podrían ser las adecuadas para que exista agua líquida en su superficie, aunque se necesitan observaciones de seguimiento para estar seguros.


Los siete son los primeros embajadores de una nueva generación de objetivos en la búsqueda de planetas.



Esta concepto artístico apareció el 23 de Febrero de 2017 en la portada de la revista Nature anunciando que la estrella TRAPPIST-1, una enana ultrafría, tiene siete planetas orbitándola del tamaño de la Tierra. Cualquiera de estos planetas podrían tener agua líquida. Los planetas que están más lejos de la estrella son más propensos a tener cantidades significativas de hielo.

Image Credit: NASA-JPL/Caltech

sábado, 18 de febrero de 2017

Dawn Descubre Evidencias de Material Orgánico en Ceres

17.02.17.- La misión Dawn de la NASA ha encontrado evidencias de materia orgánica en Ceres, un planeta enano y el cuerpo más grande del cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. 

Los científicos usando el espectrómetro visible e infrarrojo, VIR, de la nave espacial detectaron el material en y alrededor de un cráter del hemisferio norte llamado Ernutet. 

Las moléculas orgánicas son interesantes para los científicos porque son necesarias, aunque no suficientes, componentes de la vida en la Tierra.


El descubrimiento se suma a la creciente lista de cuerpos en el sistema solar donde se han encontrado compuestos orgánicos. 

Los compuestos orgánicos se han encontrado en ciertos meteoritos, tal y como se deduce en las observaciones telescópicas de varios asteroides. Ceres tiene muchos puntos en común con los meteoritos ricos en agua y compuestos orgánicos - en particular, un grupo de meteoritos llamados condritas carbonáceas.

 Este descubrimiento refuerza aún más la conexión entre Ceres y estos meteoritos.


"Esta es la primera detección clara de moléculas orgánicas en la órbita de un cuerpo del cinturón principal," dijo María Cristina De Sanctis, autora principal del estudio, con base en el Instituto Nacional de Astrofísica, Roma. 

El descubrimiento ha sido publicado en la revista Science.


Los datos presentados en el artículo de Science apoyan la idea de que los materiales orgánicos son nativos de Ceres. Los carbonatos y arcillas previamente identificados en Ceres proporcionan evidencias de la actividad química en presencia de agua y calor.

 Esto plantea la posibilidad de que los compuestos orgánicos se procesan de manera similar en un ambiente cálido rico en agua.

El descubrimiento de compuestos orgánicos se suma a los atributos de Ceres asociados con los ingredientes y las condiciones para la vida en el pasado lejano. 

Estudios previos han encontrado minerales hidratados, carbonatos, hielo de agua, amoníaco y arcillas que deben de haber sido alterados por el agua. 

Las sales y carbonatos de sodio, tales como las que se encuentran en las áreas brillantes del Cráter Occator, también se cree que se han salido a la superficie en forma de líquidos.


"Este descubrimiento se suma a nuestra comprensión de los posibles orígenes del agua y compuestos orgánicos en la Tierra", dijo Julie Castillo-Rogez, Dawn científico del proyecto Dawn con base en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California.

El instrumento VIR fue capaz de detectar y mapear las ubicaciones de este material debido a su firma especial en la luz del infrarrojo cercano.

Los materiales orgánicos en Ceres se localizan principalmente en un área de aproximadamente unos 1.000 kilómetros cuadrados.

 La firma de los orgánicos es muy clara en el suelo del cráter Ernutet, en su borde sur y en una zona justo fuera del cráter hacia el suroeste. 

Otra área grande con firmas bien definidas se encuentra al otro lado de la parte del noroeste del borde del cráter y el material expulsado. Hay otras áreas ricas en contenido orgánico más pequeñas varios kilómetros al oeste y al este del cráter. 

Los materiales orgánicos también fueron encontrados en un área muy pequeña en el Cratér Inamahari, a unos 400 kilómetros de distancia de Ernutet.


En las imágenes de color visibles mejoradas de cámara de encuadre de Dawn, el material orgánico se asocia con las zonas que aparecen más rojas con respecto al resto de Ceres. 

El carácter específico de estas regiones se destaca incluso en los datos de imagen de baja resolución del espectrómetro de cartografía visible e infrarroja.


"Todavía estamos trabajando en la comprensión del contexto geológico de estos materiales", dijo el coautor del estudio Carle Pieters, profesor de ciencias geológicas en la Universidad Brown, Providence, Rhode Island.


Después de haber completado casi dos años de observaciones en órbita a Ceres, Dawn se encuentra ahora en una órbita altamente elíptica en Ceres, al pasar de una altitud de 7.520 kilómetros hasta casi 9.350 kilómetros. 

El 23 de Febrero, hará su camino a una nueva altitud alrededor de 20.000 kilómetros, aproximadamente a la altura de los satélites GPS sobre la Tierra, y en un plano orbital diferente. 

Esto pondrá a Dawn en condiciones de estudiar Ceres en una nueva geometría. 

A finales de primavera, Dawn observará a Ceres con el Sol directamente detrás de la nave espacial, de tal manera que Ceres aparecerá más brillante que antes, y tal vez revelará más pistas sobre su naturaleza.



Los científicos usando el espectrómetro visible e infrarrojo, VIR, de la nave espacial detectaron el material en y alrededor de un cráter del hemisferio norte llamado Ernutet.  

Image Credit: NASA/JPL-Caltech

sábado, 11 de febrero de 2017

Los Planetas de las Estrellas Enanas Rojas Podrían Enfrentarse a la Pérdida de Oxígeno

08.02.17.- La búsqueda de vida fuera de la Tierra comienza en las zonas habitables, las regiones alrededor de las estrellas donde las condiciones podrían provocar que el agua líquida - lo cual es esencial para la vida tal como y la conocemos - se acumule en la superficie de un planeta. 

Una nueva investigación de la NASA sugiere que algunas de estas zonas en realidad no podrían ser capaces de soportar la vida debido a erupciones estelares frecuentes - las cuales expulsan grandes cantidades de material estelar y radiación hacia el espacio - desde jóvenes estrellas enanas rojas.

Ahora, un equipo interdisciplinario de científicos de la NASA quiere ampliar la forma en la que las zonas habitables están definidas, teniendo en cuenta el impacto de la actividad estelar, lo que puede poner en peligro la atmósfera de un exoplaneta con la pérdida de oxígeno. Esta investigación fue publicada en la revista The Astrophysical Journal Letters el 6 de Febrero de 2017.

"Si queremos encontrar un exoplaneta que se pueda desarrollar y albergar vida, debemos averiguar qué estrellas son los mejores padres", dijo Vladimir Airapetian, autor principal del artículo y científico solar en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland . "Estamos llegando a comprender qué tipo de estrellas madre necesitamos."

Para determinar la zona habitable de una estrella, los científicos han considerado tradicionalmente cuánto calor y luz emite la estrella. Estrellas más masivas que nuestro sol producen más calor y luz, por lo que la zona habitable debe estar más lejos. Las estrellas más pequeñas y más frías se producen en zonas cercanas.

Pero junto con el calor y la luz visible, las estrellas emiten rayos X y radiación ultravioleta, y producen erupciones estelares tales como llamaradas y eyecciones de masa coronal, denominadas colectivamente clima espacial. Un efecto posible de esta radiación es la erosión atmosférica, en la cual las partículas de alta energía arrastran las moléculas atmosféricas - como el hidrógeno y el oxígeno, los dos ingredientes para el agua - hacia el espacio. Airapetian y el nuevo modelo de zonas habitables de su equipo toman en cuenta este efecto.

La búsqueda de planetas habitables a menudo se aplica a las enanas rojas, ya que éstas son las estrellas más recientes, más pequeñas y más numerosas del universo, y por lo tanto relativamente susceptibles a la detección de pequeños planetas.

"En el lado negativo, las enanas rojas también son propensas a erupciones estelares más frecuentes y poderosas que el sol", dijo William Danchi, astrónomo de Goddard y coautor del artículo. "Para evaluar la habitabilidad de los planetas alrededor de estas estrellas, necesitamos entender cómo equilibrar estos diversos efectos".

Otro factor importante de la habitabilidad es la edad de una estrella, dicen los científicos, basada en las observaciones que han obtenido de la misión Kepler de la NASA. Cada día, las estrellas jóvenes producen superllamaradas y erupciones al menos 10 veces más poderosas que las observadas en el sol. 

En sus contrapartes más maduras, que se asemejan a nuestro sol de mediana edad hoy en día, tales superllamaradas sólo se observan una vez cada 100 años.

"Cuando miramos a las enanas rojas jóvenes en nuestra galaxia, vemos que son mucho menos luminosas que nuestro sol hoy", dijo Airapetian. "Por la definición clásica, la zona habitable alrededor de las enanas rojas debe ser de 10 a 20 veces más cerca de lo que la Tierra está del Sol. Ahora sabemos que estas estrellas enanas rojas generan una gran cantidad de rayos X y las emisiones ultravioleta extremas en las zonas habitables de exoplanetas a través de llamaradas frecuentes y tormentas estelares."

Las superllamaradas causan erosión atmosférica cuando las radiaciones de alta energía y las radiaciones ultravioletas extremas primero rompen las moléculas en átomos y después ionizan los gases atmosféricos. Durante la ionización, la radiación golpea a los átomos y derriba a los electrones. 

Los electrones son mucho más ligeros que los iones recién formados, por lo que escapan de la atracción de la gravedad mucho más fácilmente y escapan hacia el espacio.



 Los opuestos se atraen; a medida que se generan más y más electrones cargados negativamente, creando una poderosa separación de carga que atrae iones cargados positivamente fuera de la atmósfera en un proceso llamado escape de iones.

"Sabemos que el escape de iones de oxígeno ocurre en la Tierra a una escala menor, ya que el sol exhibe sólo una fracción de la actividad de las estrellas más jóvenes", dijo Alex Glocer, astrofísico de Goddard y coautor del artículo. "Para ver cómo este efecto se escala cuando se obtiene más entrada de alta energía como se vería a partir de estrellas jóvenes, hemos desarrollado un modelo".

El modelo estima el escape de oxígeno en los planetas alrededor de las enanas rojas, asumiendo que no compensan con la actividad volcánica o el bombardeo de cometas. Varios modelos anteriores de erosión atmosférica indicaron que el hidrógeno es más vulnerable al escape de iones. Como elemento más ligero, el hidrógeno escapa fácilmente al espacio, presumiblemente dejando atrás una atmósfera rica en elementos más pesados como el oxígeno y el nitrógeno.

Pero cuando los científicos incluyeron superllamaradas, su nuevo modelo indica que las violentas tormentas de jóvenes enanas rojas generan suficiente radiación de alta energía como para permitir el escape de incluso oxígeno y nitrógeno, bloques de construcción para las moléculas esenciales de la vida.

"Cuanta más energía de rayos X y ultravioleta extrema haya, más electrones se generan y más fuerte será el efecto de escape de iones", dijo Glocer. "Este efecto es muy sensible a la cantidad de energía que la estrella emite, lo que significa que debe desempeñar un papel importante en la determinación de lo que es y no es un planeta habitable ".

Teniendo en cuenta el escape de oxígeno por sí solo, el modelo estima que una joven enana roja podría hacer que un exoplaneta cercano fuese inhabitable en pocas decenas a cien millones de años. 

La pérdida de hidrógeno atmosférico y oxígeno reduciría y eliminaría el suministro de agua del planeta antes de que la vida tuviera la oportunidad de desarrollarse.

"Los resultados de este trabajo podría tener profundas implicaciones para la química de la atmósfera de estos mundos," dijo Shawn Domagal-Goldman, científico espacial de Goddard que no participó en el estudio. "Las conclusiones del equipo tendrán un impacto en nuestros estudios en curso de las misiones de búsqueda de signos de vida en la composición química de esas atmósferas."

El nuevo modelo de habitabilidad tiene implicaciones para el planeta recientemente descubierto orbitando la enana roja Proxima Centauri, nuestro vecino estelar más cercano. Airapetian y su equipo aplicaron su modelo al planeta aproximadamente del tamaño de la Tierra, llamado Proxima b, que orbita Proxima Centauri 20 veces más cerca de lo que la Tierra está del sol.

Teniendo en cuenta la edad de la estrella madre y la proximidad del planeta a su estrella anfitriona, los científicos creen que Proxima b se ve sometida a torrentes de rayos X y radiación ultravioleta extrema de superllamaradas que ocurren aproximadamente cada dos horas. Estiman que el oxígeno escaparía a la atmósfera de Proxima b en 10 millones de años. Además, la intensa de actividad magnética y el viento estelar agudizan las ya duras condiciones climáticas espaciales. Los científicos concluyeron que es bastante improbable que Proxima b sea habitable.

"Tenemos resultados pesimistas para planetas alrededor de jóvenes enanas rojas en este estudio, pero también tenemos una mejor comprensión de qué estrellas tienen buenas perspectivas de habitabilidad", dijo Airapetian. "A medida que aprendemos más acerca de lo que necesitamos de una estrella madre, parece cada vez más que nuestro sol es sólo una de esas estrellas madre perfectas, para haber apoyado la vida en la Tierra".